lunes, 3 de julio de 2017

Aerosmith - Rocks (1976)

Calificación:


¿El mejor disco de Aerosmith?

Aerosmith había consolidado su poder con "Toys In The Attic" (1975), un disco histórico dentro del Hard-Rock que permitió a la banda originaria de Boston ascender hasta la cima del género, haciéndose un hueco entre el numeroso conjunto de bandas que comenzaban poco a poco a dar pasos agigantados en el Hard-Rock, como AC/DC o Kiss, entre otros. Este éxito, como en muchos casos, vino acompañado de un aumento de los excesos por parte de la banda (más dinero = más para invertir en adicciones), que provocaría tiempo después la caída en desgracia de la banda.

Convertidos en rockstars, entraron, primero, en los Wherehouse y, despúes, en los Record Plant (Nueva York) para grabar un nuevo LP que fuera capaz de mantener el nivel de la anterior entrega y pudiera terminar de consolidar su nombre en el estrellato. Las drogas no fueron capaces de frenar, al menos en este disco, la creatividad del grupo, pariendo el disco en un solo mes (de febrero a marzo). De nuevo, fue   Jack Douglas, inseparable amigo de la banda, quien se encargó de producir el nuevo disco de la banda, que finalmente vio la luz el 3 de mayo de 1976 bajo el sello Columbia Records.

Entre gran parte de la fanaticada de Aerosmith siempre ha existido un gran debate sobre si  "Rocks" fue capaz, o no, de superar al "Toys In The Attic". No seré yo quien dé respuesta a esta vieja discusión (no puedes comparar dioses), aunque creo que tal vez me quede con "Toys". Por otro lado, ya a título personal, me declaro un enamorado de los dos primeros discos de la banda, especialmente de "Get Your Wings", los cuales para mí no desmerecen si los comparas con estos dos titanes.

"I'M BAAAAAAAAAAACK!!!!!!!"

A grito pelado empieza el disco. "Back In The Saddle" es todo un clásico dentro de la extensa discografía de los americanos. Steven Tyler mezcla su voz rebelde que va reptando por los verses como una cobra que se acerca sigilosamente hacia el estribillo, donde se desgañitará con la garra de sus gritos. La banda suena muy conjuntada, sin fisuras y con una frescura envidiable. Sin duda, estaban en su momento de gloria.

Pronto llegamos a mi canción preferida del LP. "Last Child" es perfecta en todos los sentidos de la acepción. Tras una introducción que amenaza con altas probabilidades de ser una emotiva balada, explota la batería de Kramer y se  inicia un tema que mezcla el Rock con claras influencias de Funk. Espectacular solo que se marca Brad Whitford, con una sólida base de Perry, Joey y Tom. Aún mejor me parece la versión que la banda se marcó de este tema en el Download Festival 2014 y que aparece en el concierto "Aerosmith Rocks Donington 2014", ya que la banda se saca de la chistera un jam de guitarra, más funky aún, que suena sorprendentemente bien.

Sin tiempo para tomar un respiro se incendia el ritmo con los Riffs de "Rats In The Cellar", otro clásico de la banda, en el que la banda acerca su sonido al del Metal más acelerado y furioso. Entre los punteos de Perry y la armónica de Tyler, los instrumentales,  tanto el intermedio como, el que conduce hasta el final, son para enmarcar. Pocas bandas pueden igualar el nivel de Aerosmith en sus mejores etapas.

Seguimos en nuestra travesía por el paraíso con "Combination", otra pieza que todo oyente debe detenerse a escuchar y disfrutar porque merece la pena. Casi 4 minutos de Hard-Rock pesado, del sólido e inquebrantable, con una sucesión de Riffs y estructuras diferentes que hacen del tema un diamante en bruto. El solo de guitarra, como acostumbra Perry, está al alcance de unos pocos genios de la guitarra, y el papelón que hace Kramer en la batería, sacando un amplio registro de golpes inhumanos, terminan de bordar la canción. 

Adictiva como pocos es "Sick As A Dog", una canción que, como curiosidad, contó con una línea de guitarra tocada por Tom Hamilton, mientras que el bajo fue grabado por Joe Perry (tal vez fue por una apuesta o algo jajaja), aunque el solo de guitarra sí que fue grabado, como viene siendo habitual, por Perry. Buena canción, muy amena y pegadiza.

Sí, a estas alturas del disco podemos decir que "Rocks" está lleno de clásicos. "Nobody's Fault" es uno de los pocos temas de esta banda que pueden etiquetarse como Heavies. Guitarras pesadas, muy distorsionadas y con una voz desgarradora de Steven Tyler (especialmente en el puente), todo bajo una atmósfera de misticismo. Instituciones de la música como James Hetfield o Slash han confesado su devoción por esta composición, así como otros iconos metaleros, como es el caso de Testament, no dudaron en grabar su propia versión del tema.

Muy en la onda funky de "Last Child" y de otros temas clásicos de Aerosmith, "Get The Lead Out" es una canción fiel al sonido de la banda. Animada composición que mantiene sobradamente el altísimo nivel del disco.

Como si en una máquina del tiempo nos metiéramos, "Lick And Promise" nos hace viajar unos años atrás en la década de los 70, recordándonos el sonido clásico que impregnó el primer disco de la banda o al un poco posterior "Draw The Line". Rock del de toda la vida, sin complicaciones y con garantías totales de enamorar al oyente.

Por estos tiempos, y no lo digo a modo de crítica, a Aerosmith le valía solamente una balada por disco para salvaguardar su etiqueta de leyendas en el mundo del Rock. "Home Tonight" cierra el disco con una fabulosa reivindicación de la belleza en forma de canción. Sentido baladón que el quinteto se sacó de la manga, con una presencia fundamental del piano, la superdotada voz de Sir Steven Tyler y de la guitarra de Perry (¡enorme solo!). De esta manera tan emotiva llegamos al final de esta pequeña travesía por el paraíso.

Número 3 en Billboard, 4 discos de platino, una influencia reconocida para bandas que vendrán poco después (Metallica, Guns 'N Roses, muchos conjuntos de la NWOBHM,...), clásico indiscutible para todos los medios especializados...¿qué más se le puede pedir a "Rocks?

Suele decirse que "Toys In The Attic" fue grande y puso a la banda en el lugar que correspondía, pero "Rocks" fue la gran obra de Aerosmith, ya que representan la cima compositiva de "Los chicos malos de Boston". No seré yo quien lo niegue.

Sea o no el mejor disco del conjunto americano, eso lo dejo a gusto de cada lector y fan de la banda, "Rocks" fue el último disco en el que el quinteto estuvo realmente unido, sin grandes discusiones ocasionadas por las drogas. Un año después saldría el notable "Draw The Line" (1977), un gran disco (¡me encanta!) pero en el que la banda bajó un poco el nivel, fruto de las tensiones que más tarde provocarían la causa de dos piezas fundamentales para la banda, Joe Perry y Brad Whitford. Resucitaría la esencia de la banda, con todos los miembros juntos después, sobra decir que "Get A Grip", "Pump" o "Permanent Vacation" fueron grandes discos, pero, al menos para mí, ninguno de ellos se puede comparar a los de la primera etapa de la banda.


Un disco 100% recomendado y merecedor del 10. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist