martes, 6 de junio de 2017

Slayer - Seasons In The Abyss (1990)

Calificación:


¡POR FIN!

Por fin nos hemos atrevido a reseñar un disco de una de las bandas más importantes del Thrash Metal. Por fin vamos a rendir un merecido homenaje a cuatro tipos que, junto a otras bandas que surgieron a la vez, dieron un giro de 360 grados al sonido que caracterizaba al Heavy Metal, para transformarlo en algo más violento y rápido . Por fin, una reseña de Slayer.

Podíamos haber elegido el clásico de clásicos, mejor conocido como "Reign In Blood" (1985), o el mastodóntico "South Of Heaven" (1988), pero hemos optado por analizar otro de los "imprescindibles" de Slayer que combinó la fiereza del "Reign" con el sonido más melódico que caracterizó el "South". Hablamos de "Seasons In The Abyss", un álbum 5 estrellas parido por 4 titanes del Metal.

Tras haber realizado el proceso de composición y grabación en 3 estudios diferentes de California, y bajo la supervisión de Rick Rubin o Andy Wallace, el 9 de octubre de 1990 vio la luz "Seasons In The Abyss".

A continuación empieza el análisis de cada tema. Para ello volvemos a contar con la colaboración de un amigo de esta página, una persona genial dentro y fuera del mundillo de los Blogs. Es un placer compartir reseña con Fede de Dosis Metalera (¡visiten su página!)

War Ensemble

Anfetamina & Rock: SPORT THE WAR!!!!!! WAR SUPPORT!!! Despegamos con la archiconocida "War Ensemble", un clásico de clásicos con el que la banda nos da la bienvenida al mismísmimo infierno y nos anuncia el comienzo de las hostilidades.  Estribillo de primera categoría en el que la batería de Lombardo escupe humo mientras Araya se desgañita gritando la letra que he puesto justo antes del principio del párrafo.
Las guitarras también tienen un gran papel, especialmente pasados los dos minutos, donde se suceden una serie de Riffs apabullantes que derivarán en un breve interludio dirigido por los pausados baquetazos del batería cubano, hasta que Araya grita "WAR!" y se reacelera la marcha el final de este épico track con el que solo hemos empezado.

Dosis Metalera: Abrimos el LP con un tema con la intensidad y furia del Reign in Blood pero con mucha más madurez bajo el brazo. Skank beat la mayor parte del tema (si me permiten en esta ocasión, ritmo Slayer la mayor parte del tema). Reconozcámoslo, Slayer es el pionero de este ritmo de batería. Y vaya ritmo. Los gritos de Araya en los estribillos te harán sentir la misma furia que el vocalista chileno al corear su "Sport the War!" "War Support!". Ser amante de los buenos fills viene de la mano de ser amante del señor Lombardo y me saco el sombrero ante él en el minuto 2:11 con ese pedazo de relleno destructivo que funciona como transición para aquel brutal cambio de ritmo con una tormenta de riffs por parte del dúo King/Hanneman. En el minuto 3:25 con un salvaje "WAAAR!" por parte de Araya, se adentramos en la sección final del tema que contará con una diversidad de ritmos y los solos finales de estos dos colosos de la viola.


Blood Red

Anfetamina & Rock: Tras volvernos loco con la pista inicial, la banda nos presenta "Blood Red", donde opta por un Metal menos rápido, más similar a lo que suena en el South Of Heaven, sin renunciar en ningún momento a la tralla que estas 4 leyendas acostumbraron durante su larga trayectoria. Buenos Riffs, aunque especialmente la batalla de solos de King y Jeff es lo que destaca de las guitarras, con un Araya sobresaliente en el micrófono y con, como siempre, un Dave Lombardo arrollador, y es que el cubano es uno de los mejores baterías del Metal por méritos propios. La letra, lejos del satanismo, denuncia la masacre en la Plaza de Tian’anmen sucedida justo un año antes del lanzamiento del álbum, en plena grabación de este.

Dosis Metalera: Después de la locura inducida en nuestro sistema tras un devastador "War Ensemble" llega una canción bastante más representativa de este álbum donde podremos identificar numerosos rasgos característicos de aquel sonido que había presentado el South of Heaven. Al ser un tema bastante más lento. Una introducción de aire tenue y lóbrego precede este tempo mid-paced sobre el cual asentará sus bases esta "Sangre Rojo". El punto más fuerte de este tema se encuentra en el pedazo de solo-fight que se mandan el rubio y el barbudo, con uno ejecutando una sólida base riffera mientras que el otro obliga a las cuerdas a chillar. Con apenas unos 2:48 de duración, "Blood Red" se las arregla para proyectar la esencia de este Seasons in the Abyss a la perfección.



Spirit In Black

Anfetamina & Rock: Mi reseña, a título personal, estaría incompleta si no confesara ante los lectores que "Spirit In Black" es una de mis canciones preferidas de todo el LP. Un Riff cargado de fiereza y maldad termina de brillar cuando Lombardo arranca su batería y aparece Tom Araya en estado de plenitud cantando a la perfección una exigente canción que requiere de mucha calidad en su línea vocal. Volveremos a disfrutar de un épico duelo de guitarras entre Kerry y Jeff, con un sonido más melódico. Sin embargo, en el minuto 2:15 todo cambia y el ritmo se convierte en una atronadora tormenta de baquetazos y Riffs a 300km por hora, en la que los solos sí sonarán más thrashers que los primeros que habíamos escuchado en el tema.

Dosis Metalera: Un tema con algunas revoluciones extra que su antecesor. Se nos presenta un riff con algo más de presencia, ya que acompañará durante gran proporción del tema. Es muy interesante ver como en todas las canciones, Lombardo analiza minuciosamente cada riff y juega con cada uno de ellos tras la batería. Sin embargo, el riff que establecía su dominancia sobre la estructura de la composición, en el minuto 2:15 verá un cambio rotundo. El riff de este punto marcará el nacimiento de la locura para "Spirit in Black". Nos quedaremos con este formato de skank/slayer beat hasta finalizar la canción por el cual pasarán desgarradores trabajos vocales por parte de Araya mezclados con riffs sanguinarios y nuevamente excelentes solos llegando al final del tema con ciertos toques clásicos donde sale a brillar la influencia "Maidenesca" de King y Hanneman pero con ese toque de locura que aportaban los americanos.



Expendable Youth

Anfetamina & Rock: Más pausada y oscura es "Expendable Youth", un tema que nunca podrá presumir de haber pasado a la historia como otros clásicos de la banda, y eso que no desmerece en absoluto. La pesadez inicial, muy similar a la del himno con el que nos encontraremos al final del álbum (no quiero desvelar mucho más por ahora), suena muy bien gracias principalmente a la sólida base que constituyen  la batería de Lombardo y el bajo de Araya, aunque las guitarras también tienen mucha responsabilidad aquí. Tal vez se puede criticar un poco más la ausencia de un cambio de ritmo, pero no es en ningún momento una composición "aburrida".  Este tema sirve de antesala para lo que está por venir a continuación... .

Dosis Metalera: Volvemos con los clásicos y le toca el turno a la aclamada "Expendable Youth". Retomamos con la premisa que sostiene la incursión de Slayer en ese terreno con tiempos más ralentizados y oscuros. La introducción contará apenas con el main riff y un bombo marcando los compases hasta que Lombardo dará la señal y entrará con esa robusta base de doble bombo. La pesadez brillará como el alba en las estrofas con ese hi-hat crudo y riff atronador. Con temas de este estilo es donde Lombardo saca a relucir su arsenal de fills a pleno. Los estribillos serán un sinfín alocado de redobles y golpeteos de tambores y con aperturas de hat y manejo de bombo impecables. Los solos en esta ocasión no serán tan frenéticos sino que la técnica utilizada esta vez consistirá en estirar determinadas notas y jugar armónicos, pedal wah y palanca de tremolo. Canción muy recomendada de este Seasons.

  
Dead Skin Mask

Anfetamina & Rock: Proseguimos la marcha con una de las grandes balas dentro del arsenal de Slayer. La "máscara de piel muerta" es un enorme tema de estos dioses americanos. Composición oscura, cimentad bajo la solemnidad de las guitarras y de un genio cubano al doble bombo, mientras Araya "el grande" nos cuenta una de las historias de criminales más famosas de la historia. Ed Gein, más conocido como "el carnicero de Plainfield", fue un famoso psicópata que se construyó sus ropas  con las pieles y los restos de sus víctimas y otros muertos que desenterraba durante la noche en varios cementerios.  Sutil guiño al Doom Metal por parte de Slayer.

Dosis Metalera: De no ser por una canción en particular, que veremos más adelante, esta canción podría apaciblemente sentarse en el trono. Siguiendo esta línea de composiciones más lentas, oscuras y pesadez, "Dead Skin Mask" comienza con un riff acompañado de toms y ride, con una voz de fondo que quiera uno o no, provoca escalofríos. La historia va acerca de Ed Gain, popularmente conocido como el carnicero de Plainfield, un asesino que construía prendas de vestir, sillones, muebles, etc con pieles de sus víctimas. Con una estrofa muy similar a "Expendable Youth" esta canción converge en varios puntos con la misma, pero es superior por los siguientes motivos. Empezamos con la magia en el minuto 2:00 con la variación del riff principal y eventualmente con aquel grito del chileno Araya en minuto 2:19 que dará paso a estos brillantes solos con speed picking y tapping. Nuevamente batalla de solos al mejor estilo King/Hanneman. En el minuto 3:10 se dará el breakdown y se repetirá el comienzo con una diferencia. En los últimos estribillos podremos escuchar los gritos de una niña. Slayer, si lo que buscabas era darnos miedo con este disco, lo conseguiste. En especial ese feedback de guitarra al final del tema que da a entender que el señor Gain efectivamente ha masacrado a la niña.

Hallowed Point

Anfetamina & Rock: Vuelve la agresión, vuelve el mosh,...¡vuelve el Thrash! Supersónico tema en el que de nuevo ese F-22 nacido en Cuba que golpea la batería a una velocidad endiablada. Tampoco se quedan atrás las guitarras, coordinadas como una precisión de cirujano que posteriormente derivará en un nuevo duelo de solos entre ambos pistoleros. Envidio la facilidad de Araya para cantar los versos a tal ritmo sin equivocarse. Es como decir un trabalenguas, pero más complicado aún. Temazo, sí señor.

Dosis Metalera: Después de tanta lentitud llega un corte thrashero hasta la médula. Riffs a toda velocidad con alternate-picking, con tempos insanos rondando los 230 BPM. Solos despampanantes que vuelven ignominioso el intento de no revolear la cabeza de arriba hacia abajo como un energúmeno demoníaco. Brillante el breakdown del minuto 2:15 donde la canción vuelve a construirse con un ritmo más para algo que a continuación funcionará de maravilla

Skeletons  Of Society

Anfetamina & Rock: Otra de esas canciones que merecen más atención y valoración de la que han recibido. La apisonadora vuelve a pasar sobre nosotros con una pausa y un acierto enormes. No hay grandes acelerones, pero sí un constante martilleo que nos va golpeando progresivamente la mente. Toda la banda sigue a un altísimo nivel, destacando de nuevo el poderío de Araya en los puentes y en el estribillo, en el cual dobla su voz. La letra nos presenta un mundo completamente destruido, en el cual ya no existen desigualdades, ni dominadores, ni dominados (El rico se convierte en mendigo y los tontos se convierten en sabios”). Me sobran los motivos para defender que este disco de Slayer merece la máxima nota.

Dosis Metalera: No sabría distinguir se esto ocurrió motivo de una simple casualidad o de una premeditada causalidad. Pero el final de "Hallowed Point", por la ralentización del final queda enganchado a la perfección con el comienzo de "Skeletons of Society". Hablando ya del tema en cuestión podría tranquilamente ser un "Expendable Youth main riff versión 2.0" ya que las diferencias entre ambos son minúsculas. Vale la pena señalar el contraste en el estribillo que se da entre la voz rabiosa de Araya y aquella voz calma que recita las líneas en forma de dialogo. Nuevamente una canción con riffs muy completos y diversidad, algunos más simples, otros más complejos, pero efectivos al fin.


Temptation

Anfetamina & Rock: Como un círculo vicioso, vuelve la esencia del Thrash a resucitar ante nosotros. Grandes guitarras, gran batería, gran bajo, pero el que se lleva más elogios es Mr. Araya, quien cantará a dos voces los versos, resultando uno de los momentos más creativos. Puede que como bajista, el chileno no sea un superdotado, pero con el micrófono es perfecto para el Thrash. El instrumental es caviar para nuestros oídos, con una sucesión de Riffs distorsionados que terminarán en los baquetazos de Lombardo.  Trallazo contundente.

Dosis Metalera: Vuelve el thrash y vuelve la insania. Sin embargo, a diferencia de "Hallowed Point", "Temptation" será un corte que pasará por muchos ritmos. Tempo medio, Skank Beat, y ritmos muuuuy lentos. Atención a los fills de Lombardo en el 2:15 y en el 2:26. Puta madre el fill del minuto 3:00. Para no perderse. Cerramos este tema con otro grito bestial por parte del chileno escupiendo "Far Beyond Death!!"


Born Of Fire

Anfetamina & Rock: Thrash puro y duro, sin ataduras ni innovaciones. Slayer en este ámbito son como un delantero centro de mucha calidad, nunca fallan. Explosiva creación de Kerry King, con aportaciones líricas de Jeff, que nos acerca al glorioso final del disco. Vaya temazo va a bajar el telón...

Dosis Metalera: MÁS THRASH!!!! Antes de llegar a la joya de este LP, Slayer decide entregarnos otra pieza que provoque devastaciones en nuestras cavidades craneales. La fórmula es bastante clara y tiene un nombre. Me gusta llamarla "Formula Raining Blood". Y mierda que estos temas se les dan bien. Son temas que uno desde un primer instante, incluso sin escuchar la voz inimitable de Araya, permiten a cualquier metalero adivinar el artista en cuestión. Canción bastante plana, sin muchas variaciones, pero que logrará ponernos locamente locos. Gritaso de Araya al final con su "BORN OF FIRE!!!!".


Seasons In The Abyss

Anfetamina & Rock: Llega el tema. Una de las principales causas por las que me gusta Slayer es por la canción que dio nombre a este LP. No, no hay Thrash desenfrenado, sino una mezcla de la esencia de Black Sabbath, padres del Heavy Metal, con claras influencias orientales y algunas pizcas del Thrash que estos 4 músicos abanderaron junto a otras  bandas de la escena americana. Oscura canción en la que todo suena PERFECTO. Las guitarras (ojo a la inclusión de arpegios acústicos y al solo con tapping), Araya al bajo y cantando enrabietado y, por último, el héroe de esta canción, Mr. Dave "fuckin' " Lombardo, quien hace maravillas con su batería, desplegando un peligroso armamento de golpes diferentes que vuelven a demostrar por qué es uno de los mejores percusionistas del Metal. Canciones como esta me hacen sentir orgulloso de ser metalero, de conocer a Slayer y de haber creado este Blog. 

Dosis Metalera: Escribiendo los nueve temas anteriores solo podía pensar en una cosa. Llegar al décimo.  Señor Anfeta, sé que usted también. Mucha gente sostiene que EL tema de Slayer es "Angel of Death". Y estoy de acuerdo. "Angel of Death" está en el top 5 de canciones de metal de todos los tiempos y es prácticamente imposible de superar. Pero "Seasons in the Abyss". DIOOOSS. Estaciones en el abismo es la perfección hecha canción. Contando con una primera parte de poco más de 1:40, con secciones de guitarra limpia, guitarra sucia, y una lección de batería 101, pasamos a ese riff bestial donde comenzaremos a sincopar nuestra cabeza a este tempo bestial. "Close your eyes, look deep in your soul, step outside yourself and let your mind go" Estribillo memorable e introducido en la biblia metalera desde su creación. A partir del 3:50 comenzaremos con el instrumental más maravilloso de todo el disco. Los solos de esta canción, no sé por qué motivo, me traen reminiscencias del "Seventh Son of a Seventh Son" de Iron Maiden. Luego en el 4:30 comenzará esa sección más melodiosa con tapping agregado en ciertos puntos que aportaran una dosis extra de majestuosidad a la magia. Esta canción es brillante en todos sus aspectos.


Para muchos esta fue la última gran obra de Slayer y del primigenio Thrash Metal. El plan salió a la perfección, y el disco se convirtió en uno de los más alabados en la carrera de la banda, una mención que a día de hoy se mantiene. Tristemente, Lombardo tuvo que bajarse del tren poco después de sacar el disco, debido a problemas con Kerry King (¿cómo no?) y al nacimiento de su primer hijo. Afortunadamente, en 2006 pudimos volver a escuchar al cubano con la banda, grabando un par de discos más junto a ellos para volver a ser despedido por Kerry por motivos, supuestamente, económicos. Sea como fuere, "Seasons In The Abyss" es un álbum de culto, otro de esos imprescindibles de escucha obligatoria para todo metalero.

5 merecidas estrellas para este discazo y un nuevo agradecimiento a mi amigo Fede de Dosis Metalera por colaborar en esta reseña conjunta  ;) 



1 comentario:

Nuestra Playlist