miércoles, 29 de junio de 2016

Judas Priest - British Steel (1980)

Calificación:
El 14 de abril de 1980 el Heavy Metal celebraba la salida de dos discos que harían historia, el debut homónimo de Iron Maiden y el "British Steel" de los Judas Priest, que vamos a reseñar a continuación.

Los Priest ya habían lanzado grandes trabajos desde 1974 como fueron el "Rocka Rolla", mi querido "Sad Wings of Destiny", el "Sin After Sin", el "Stained Class" y el "Killing Machine". Pese a ello, la banda todavía no había llegado a consolidarse como una de las más importantes de la escena. La solución se llamó "British Steel".

A comienzos de 1980 los integrantes de la banda se mudaron a la mansión de Ringo Starr en Tittenhurst Park con la intención de grabar un nuevo disco. Tom Allon, su productor, propuso grabar cada instrumento en una habitación diferente de la mansión aprovechando la acústica de cada una de éstas. Fue el primer disco de Dave Holand con la banda, un gran batería que, para muchos, es el mejor que han tenido los Priest.

La portada creada por el artista Rozslav Szyabo muestra una mano que sujeta una cuchilla sin cortarse. Según Halford el no haber sangre podría simbolizar que el Heavy Metal podría ser afilado pero no causaba daño alguno. El mensaje de apoyo social a las clases obreras también está presente en esta portada donde se muestra apoyo por parte de la banda hacia la empresa de cuchillas de afeitar British Steel, en la cual el propio Glenn Tipton trabajó, que había sufrido por aquellos tiempos había sufrido grandes despidos de trabajadores debido a las reformas liberales de la Thatcher. Es una de las portadas por excelencia en el Metal. 

El disco nos ofrece a lo largo de sus 9 temas el lado más cañero y rápido que la banda había hecho hasta la fecha. 

 La fiesta empieza  a toda velocidad y mala leche con "Rapid Fire", trallazo de Speed Metal directo a tu oído. Es mi preferida del disco, con mucho respeto al tercer corte del álbum del que ya les hablaré más pronto que tarde. El riff inicial repetitivo da entrada a la batería y a la entrada del legendario Rob Halford, dios y voz del Heavy Metal. Tipton y Downing son un tándem casi único en el género. Gran combinación de riffs que culminan en un solo extremadamente bueno.

"Metal Gods" es todo un clásico de la banda  que hoy día sigue sonando tan potente como en la época de pleno éxito de los Judas. Una declaración de intenciones con la que la banda se ganó el adjetivo de "Dioses del Metal", aunque es Halford el que, realmente, es considerado por los fans del rock más duro "The Metal God". 

Un tema duro que culmina en un estribillo suave pero efectivo.
 Hora de ponerse en pie y levantar el puño. "Breaking The Law" no necesita descripción. Uno de los himnos del Heavy Metal. Todo melenudo conoce este clásico de clásicos.  El riff principal es adorado, sencillo pero pegadizo como pocos. El estribillo es machacón, incitando al oyente a poner los cuernos y cantar "Breaking the Law! Breaking the Law!!".  El vídeoclip no tiene desperdicio. Si los Judas entran a atracar un banco lo mejor es darles la pasta y disfrutar del  momento.

 Heavy Metal es lo que define a  "Grinder". Un riff constante acompaña a un Halford espectacular. Una canción en general sencilla pero que se convierte rápidamente en adictivo.

"United"....ese tema tan querido por uno y tan odiado por otros. En un primer momento el tema es machacón, pero es cierto que el estribillo deja un poco que desear (o es muy inesperado). No por ello deja de ser un temazo. Lo mejor es la letra, sin duda, donde se busca promover la ayuda del proletariado contra las clases altas y contra la Thatcher. Un himno contra la opresión.

 "You Don´t Have To Be Old To Be Wise" es Hard-Rock ochentero, muy en la línea de AC/DC. La letra sigue  criticando la sociedad británica de la época con frases como "I've had enough of being programmed/And told what I ought to do/Let's get one thing straight/I'll choose my fate/And it's got nothing to do with you". Halford canta como el Dios que es. ¡Qué temazo!

La fiesta y los grandes clásicos de los Judas vuelven con la archiconocida "Living After Midnight", una de las piezas clave en la carrera de los británicos. Un riff muy festivo que nos incita a vivir la vida sin preocupaciones. Un tema 100% sexo, drogas y Rock and Roll. Si no la has escuchado todavía plantéate tu existencia.

Hay una cosa muy curiosa en los Judas y es lo poco que suele escucharse el bajo del amigo Ian Hill. Pues amigo, en "The Rage" se hace notar. Un tema lento pero con mucha clase, con una atmósfera más pesada y con un Halford de 10. Podría ser un corte de los primeros discos fácilmente.
 El disco finaliza con "Steeler" , un tema para mover la cabeza y no parar, cañero por los cuatro costados. La letra contiene palabras inventadas Halford, una de sus aficiones al parecer según ha contado para la BBC.

 Las posteriores remasterizaciones incluyen dos bonus. Primero, la buena "Red, White And Blue"  extraída de las sesiones de grabación del gran "Turbo". Se nota que es de esa etapa con el uso de sintetizadores. A mí no me gusta mucho si pienso que es de los Judas, ya que suena a himno americano. Muy extraño, pero que no empaña la calidad de los temas de la versión original. El otro bonustrack es la versión en vivo de la buena "Grinder", grabado en Long Beach y que suena bastante bien. La edición 30 aniversario incluye un DVD extra con un conciertazo que dieron en el Seminhole Arena, donde interpretaron todo el tracklist del disco junto a otros clásicos de la banda.

El devenir del Heavy Metal cambió con la salida de este clásico imprescindible en las vitrinas de todo melenudo. Los Judas se ganaron el respeto de todos los que, en un primer momento, se mostraron escépticos.

10/10 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist