lunes, 29 de febrero de 2016

Motörhead - Overkill (1979)

Calificación:
Un 24 de marzo de 1979 se publicaba el segundo disco en la historia de Motörhead, tras el disco homónimo, el cual daría lugar al salto a la fama de la banda, en Inglaterra primero, y en el mundo poco más tarde.  El álbum llegó al número 24 en las listas de ventas del Reino Unido, suceso que antes no habían experimentado.
Tras malas experiencias con diferentes compañías discográficas, las cuales solo le cedían 6 o 7 días para grabar las pistas de sus primeros trabajos. Recordemos que, realmente, Motörhead, con su primera formación grabó durante, solamente, 5 días el "On Parole", el cual no salió hasta pasados 4 años, por culpa de las discográficas.
Portada del disco
Pese a ello, el destino fue justo con la banda y la discográfica Bronze les permitió grabar un single para ver cómo se desenvolvían. Fue ahí cuando la banda graba el cover de Chuck Berry "Louie Louie" y, como Cara-B, Tear Ya Down. La amistad de Lemmy con un productor del programa "Top Of The Pops" permitió que la banda pudiera interpretar el cover en su programa, lo que provocó un aumento de los fans de Motörhead, así como una mayor demanda del single. Fue entonces cuando Bronze decidió que estos peludos se habían ganado el derecho a grabar un disco bajo su sello. 
Aprendiendo de los errores, y con la oportunidad que Bronze les había dado,  Lemmy contactó con el productor Jimmy Miller, que había trabajado con los Rolling Stones y que necesitaba realzar su carrera con un buen disco tras caer en una profunda adicción a la heroína.  Curiosamente, la grabación del nuevo trabajo solo les llevo 15 días, lo que demuestra que la banda ya se había acostumbrado a grabar rápidamente en el estudio. Dicha grabación se realizó en los estudios Roundhouse, al norte de Londres.
Arranca el disco y, con él, el Speed Metal. Los baquetazos desenfrenados de un pletórico Phil Taylor anuncian la llegada del tema homónimo "Overkill", himno de la banda que ha estado presente siempre en las giras de la banda y, en su mayoría, como inicio o final de los conciertos. El acompañamiento de Lemmy en el bajo, en la introducción le dan un toque retador que se va a desarrollar a lo largo de todo el disco y de la carrera de una de las bandas más grandes que el Metal ha conocido. La instrumentación de este tema es muy llamativa, no solo por su calidad, sino por la peculiaridad de su estructura, donde podemos ver hasta dos amagos que hace la banda de terminar el tema, para volver a arrancar con la misma caña. Para mí es el mejor tema del disco, por su clase y por lo que supuso para la música.
De izquierda a derecha: Eddie "Fast" Clarke,Lemmy y Phil "Philthy Animal"
Taylor"
Pero obviar los otros nueve cortes es imposible, porque merecen su escucha siempre que pongas este disco. De hecho nos encontramos ante un disco 10, por lo que todos los temas son obras maestras.
"Stay Clean" es un tema que, al igual que el anterior, se ha convertido en  indiscutible en sus directos. Un tema 100% Motörhead de sus inicios. El bajo en esta canción me parece que merece mención aparte, porque Lemmy se desenvuelve a placer por un tema tan pegadizo como directo.
La siguiente me encanta, pese a no ser un clásico ni tener el sonido que caracterizó a la banda. Hablo de "I Won`t Pay Your Price". La introducción de Lemmy diciendo que "está muy borracho" abre camino a esta canción bailable y macarra.
Según Lemmy, uno de sus deseos hubiera sido que la mismísima Tina Turner hubiera cantado "I`ll Be Your Sister" , cuarto tema del disco. En la letra, según se puede entender, Lemmy nos presenta una buena táctica para ligar con mujeres la cual consiste en ofrecerte como "hermana" a una chica y estar siempre pendiente de ella.
"Capricorn" es un tema, para mi gusto, con una introducción enigmática que me encanta. Curiosamente Lemmy es capricornio. El solo de Eddie "Fast" Clarke tiene una divertida historia. Resulta que Eddie, mientras estaba afinando la guitarra para grabar el tema, ejecutó un solo con la finalidad de sacarle una risa a los presentes en aquella sala. Lo que él  no sabía es que Jimmy había puesto la grabador a funcionar y el solo de Eddie había quedado registrado, y no solo eso, le había encantado, y así se quedó en el disco.
Ahora viene una de mis favoritas de Motörhead. "No Class" es un canto a la rebeldía y al Heavy Metal, aunque tiene ciertos matices Punk. Letra vacilona e irónica al más puro estilo Lemmy. Un puente perfecto en todo nos transporta a un estribillo sencillo pero con mucho sentimiento. El solo de Eddie es pequeño pero muy bueno. Un temazo.
El siguiente tema tiene mucho valor sentimental para mí ya que fue uno de los temas que me introdujo a Motörhead, así como el primer tema que saqué en la guitarra, junto al obligado riff de "Smoke On The Water" de Deep Purple. "Damage Case", de nuevo, trae una letra muy al estilo del anterior corte. Lemmy, muy inspirado, vuelve a ironizar sobre su conducta al autodenominarse un "caso perdido". Y es que la canción, pese a su sencillez instrumental, es muy pegadiza, bailable y es de las que van a perdurar en la cabeza de los millones de fans de la banda por los siglos de los siglos.
Pese a que había sido Cara-B del single de "Louie Louie", Motörhead decidió incluir "Tear Ya Down" en el disco, y fue un gran acierto. La introducción hablada de Lemmy contando hasta 4 en alemán y la posterior entrada de su mitológico Rickenbacker dan inicio a uno de los temas del disco. Un corte muy directo, con muy mala leche y que empieza a mostrar las raíces de lo que estaría por llegar.
Lemmy, en su autobiografía, reconoció que la letra de "Metropolis" no tenía ningún sentido y que la compuso en cinco minutos tras ver la famosa película de mismo nombre en el Electric Cinema de Portobello Road. La canción pese a su aparente sencillez, muestra ciertos cambios de ritmo, como es el que se produce en el intermedio del tema, en la parte instrumental.
El disco finaliza de la mejor manera posible. "Limb For The Limb" es un corte propio de los bares de moteros de las carreteras desérticas que atraviesan los Estados Unidos. Un tema lento, con un Lemmy retador que se pavonea delante de ti tras haber demostrado que era capaz de componer junto a sus queridos Eddie y "Philthy" un disco que pasaría a la historia. A la mitad del tema la banda decide que se acaba la lentitud y que vuelve el desenfreno. La velocidad se apodera del corte hasta el final tomando una estructura de un rock and roll clásico con un sonido más poderoso. Sin duda de lo mejor del disco.
 
La edición remasterizada incluyó en el disco "Louie Louie", "Too Late Too Late", otro clásico de la banda que fue Cara-B del single de Overkill, y "Like a Nightmare" que fue Cara-B de "No Class".
Lamentablemente nuestros queridos Lemmy y Philthy se nos fueron el pasado año de una manera cruel e injusta, pero mientras los fans sigamos en pie su legado será imborrable. Gracias maestros!

domingo, 28 de febrero de 2016

Deep Purple - In Rock (1970)

Calificación:
Cuando hablamos de Deep Purple estamos hablando de uno de los pioneros del Hard Rock por excelencia. Sin duda, una de las bandas más grandes que han existido y que existirán, la cual ha vivido el paso del tiempo con una sucesión de formaciones diferentes que aportaron su sello distintivo.
"In Rock" es el cuarto disco de la banda y, para la mayor parte de los fans, la primera obra magna de la banda. Ritchie Blackmore, Jon Lord e Ian Paice, tras abandonar la primera etapa de Purple (Mark I), caracterizada por sus sonido más psicodélico, que no quiere decir que fuera una etapa mala, se dispusieron a adentrarse en un sonido más eléctrico y fuerte, sin llegar a ser Heavy Metal, pero acercándose a lo que Led Zeppelin había hecho un año antes con sus dos primeros discos y a Jimi Hendrix. Para ello reclutaron a Roger Glover al bajo y a Ian Gillan, un genio, para la voz formando así la formación más famosa de Deep Purple (Mark II). Era una especie de "supergrupo" formado por 4 superdotados con sus instrumentos y de Ian Gillan, una de las mejores voces que han existido.
Desde el primer segundo del disco nos damos cuenta de que la banda había cambiado su sonido. La guitarra de Blackmore, uno de los guitarristas más técnicos que han existido, explota junto al teclado de Lord y la batería de Paice. Tras un breve periodo de pausa con el Hammond, la batería de Paice anuncia la llegada de Ian Gillan que realiza una labor increíble a lo largo de todo el tema, y del disco. "Speed King" es una perfecta carta de presentación. Realmente Gillan era otro titán en la banda. Muy destacable los solos de Lord y de Blackmore, así como la base de batería y bajo ejecutada por Paice y Glover. La velocidad en este tema es el patrón fundamental. Los gritos de Gillan, que ya veremos más tarde a qué dimensión podían llegar, comienzan a aparecer en este tema inicial.
"Bloodsucker" un riff más pesado realizado por Blackmore, un Gillan que se siente muy cómodo en este tema cantando y, también, realizando nuevos gritos, los cuales me ponen los pelos de punta, y el resto de la banda que se marcan un tema que, a simple vista, puede parecer sencillo, pero, como se demuestra a partir de los 2 minutos, muy pocos pueden emular un tema tan bien construido, con una sucesión de solos de guitarra y también de teclado. Un tema que nunca tuvo mucha importancia para la propia banda, descartándola de todo directo.
Realmente es muy difícil de explicar y hablar del siguiente tema. "Child In Time" es probablemente EL TEMA más grande de Deep Purple junto al archiconocido "Smoke on the Water". La dulzura inicial del tema, con un Jon Lord que se marca una introducción de Hammond preciosa marca la entrada de Ian Gillan. La manera de empezar a cantar los versos es increíble, hasta que en el minuto 2:52 el mundo se detiene y comienzan a sonar los gritos más espectaculares que he escuchado en mi vida, o de los mejores. La potencia vocal del británico es muy peculiar y poco alcanzable. A los 3:20 comienza la magia del resto de la banda, en especial de Ritchie Blackmore, que entona el que sería, probablemente, uno de sus mejores solos, con tres minutos épicos, aunque es difícil quedarse con uno. La estructura vuelve a repetirse para bien de todos y así termina este tema que ha sobrevivido al paso del tiempo, aunque la banda ya no lo toque, seguramente por la muerte de Lord y la ausencia de Blackmore en la banda.
La velocidad vuelve con "Flight of The Rat", sí amigo/a ...las ratas vuelan. Un tema donde merece ser destacado, pese a la buena interpretación vocal, la instrumentación, ya que vamos a acudir a otro recital, esta vez de 7 minutos, de los Purple más rebeldes. Lord hace que su Hammond escupa fuego mientras la banda avanza a todo gas hacia el demencial solo de Ritchie, el cual, como nos tiene acostumbrados, ejecuta otro solo para la historia.
Otro clásico de la banda ocupa el quinto puesto en la lista de temas de este In Rock. Hablo de "Into the Fire". El riff principal del tema es, para no variar, devastador. Los versos de Ian son una nueva muestra de clase por parte del cantante, en especial, durante el estribillo donde realiza nuevos gritos. El solo de Blackmore es también para destacar en esta reseña. Los Mojinos Escozíos, por añadir un dato, parodiaron este tema en su disco de debut, en la canción "El Cura"

Otro tema muy destacable es "Living Wreck". Ian Paice hace una labor clave en este tema, marcando el ritmo con la batería. Aunque Lord realiza una pieza de Hammond muy llamativa, ya que en los estribillos es capaz de recrear el mismísimo rugido de un jaguar (invitados a escucharlo están). La voz de Ian se muestra, de nuevo, muy cómoda en un tema con cierto aroma vacilón. El bajo de Glover también se acopla muy bien en este tema, en especial durante los versos, donde se nota mucho su presencia.
"Hard Lovin' Man" es un tema muy querido por los fans de la banda y que no suele faltar en los recitales de la banda, pese a que ya no están todos los miembros. Un ritmo trepidante, como si galopáramos a lomos de un caballo, es la base del tema. Muy bien todos los miembros en este tema.

El cierre del disco lo hace otro de los temas más famosos de la banda, "Black Night". Fue el primer single que sacó la Mark II, el cual les obligaron a hacer encerrándolos en una habitación. Cuenta la leyenda que comenzaron a beber hasta perder el conocimiento y fue en ese instante donde compusieron absolutamente todo. La letra, que fue hecha por Gillan, según Lord no significa nada, ni tiene sentido. Nunca sabrán si realmente era "Black Night" o "Black Knight), pero aún así es un tema que puede presumir de tener un riffs que se te graba en la mente a las primeras de cambio, con una banda pletórica en su conjunto. Me encanta Paice en la batería, ya que se improvisa una base de batería muy compleja. El solo de Blackmore que se funde en los teclados de Lord es otra de las partes que más me gusta.
Así termina el "In Rock", con el que comenzaría uno de los legados más importantes del Hard Rock, que nos regaló discos como éste, como el "Fireball" o el "Machine Head", los cules pienso reseñar en un futuro. 

Formación:
Ian Gillan - Voz
Ritchie Blackmore - Guitarra
Roger Glover - Bajo
Ian Paice - Batería
Jon Lord - Teclado

Iron Maiden - Iron Maiden (1980)

Calificación:
En 1980, junto a todos los discazos que salieron aquel año, se publicó el primer disco de Iron Maiden, de título homónimo. Un disco donde el estilo que definió a "la doncella de hierro" comienza, poco a poco, a surgir a lo largo de las 9 que lo componen.
Otro elemento que se debe conocer antes de aventurarse a escuchar este disco y es que no nos encontramos ante la formación clásica de Iron Maiden, sino que vemos a unos jóvenes Steve Harris (bajo), Dave Murray (guitarra) y Clive Burr (batería) junto a Dennis Stratton (guitarrista que solo aparecerá en este álbum) y a Paul Di'Anno (voz). Probablemente es la voz de Paul, que tiene ciertos matices de punk, la que le aporta a este disco un sonido diferente a lo que años después nos acostumbraría la banda con su extensa discografía.

En lo personal, este disco junto a su clásico "The Number of the Beast" son mis favoritos de esta banda. La escucha de este disco es obligada para todo fanático del Heavy Metal porque nos encontramos ante una obra maestra que no va a decepcionar a nadie.
Y es que la carta de presentación de Maiden es "Prowler", uno de mis temas favoritos de la banda. La guitarra de Dave Murray hace una labor increíble a lo largo de todo el tema, como nos tiene acostumbrados este "guitar god". Di 'Anno muestra su potencial en un tema donde su voz combina a la perfección con la instrumentación. La parte intermedia contiene un instrumental que está al alcance de muy pocas bandas, así como uno de mis favoritos de la banda. La aportación de wah-wah en algunos compases es fundamental en el sonido de esta canción. La letra, que no es una balada de amor, trata sobre un psicópata que acecha en las sombras esperando mujeres (prostitutas) para luego asesinarlas.
"Sanctuary", otro clásico de la banda, es la segunda pista. Un tema, dentro de lo que Maiden ha hecho, sencillo (no incluyo los solos), pero a la vez requiere mucha experiencia para poder emularlo en la guitarra. La zona intermedia, con otra instrumentación sobresaliente, merece ser resaltada, aunque en este caso la labor de Steve Harris que deja que se muestre su presencia con el bajo. Este es el primer tema en la historia de la banda donde aparece un fugitivo que escapa de la ley, luego aparecerían otros, como son Murders In The Rue Morgue, Innocent Exile y The Fugitive.

Una joya está en el tercer lugar. "Remember Tomorrow" baja el ritmo un poco, tanto en la parte más melódica, como en las zonas donde coge algo más de caña. Paul, mediante el uso de varios registros, muestra sus dotes vocales a lo largo del tema, los cuales realmente eran increíbles. A partir del minuto 2:25 (más o menos) se acaba el descanso y comienza una nueva pieza instrumental muy cuidada y destacable que dura algo más de un minuto, antes de que el ritmo vuelva a la calma, para culminar en un apoteósico final. Al parecer, la letra habla sobre el abuelo de Paul.
El cuarto tema es adorado por los fans de Maiden. Un himno de la rebeldía, "Running Free", no puede faltar en los recitales de la banda, muchas veces como cierre de éstos. Un sonido más macarra de las guitarras, con un Paul desafiante, y con una pieza instrumental (no me canso de decirlo) muy destacable. Y es que todo había cambiado. El Heavy Metal ya estaba empezando, y con el la legión de aficionados más grande que ha existido.
Uno de los riffs más complejos que he escuchado es el de "Phantom of the Opera", otro clásico de la banda. Instrumentalmente hablando, nos encontramos ante el tema más complejo de todo el disco, junto a la pista siguiente, que ya me gustaría poder emular algún día, aunque fuera el riff inicial, en la guitarra. Una maravilla de 7 minutos de duración que, querido lector, te va a crear la necesidad de volver a escucharla varias veces. Basado en la clásica novela escrita por Gaston Leroux, que más tarde se convertiría en un famoso espectáculo de Broadway.
"Transylvania", en pocas palabras, es uno de los mejores instrumentales de Heavy Metal que se han hecho. Las guitarras gemelas, gran influencia de otras bandas como Wishbone Ash, te hacen mover la cabeza hasta la muerte. Normal que esta banda fuera una influencia para grandes bandas que vendrían después, aunque ninguna los ha podido superar. El trabajo de todos en este tema merece ser resaltado.
El séptimo tema aparece en un momento clave y necesario. "Strange World", como en "Remeber Tomorrow", llega para bajar las pulsaciones del disco, incluso más que el tercer tema. La introducción instrumental es una pequeña obra maestra, en especial por las aportaciones de Harris. Un tema con un tono más triste y oscuro. El solo que entra a los tres minutos es otro regalo dentro del disco, que, si nos coge en un día triste o sensible, puede sacarnos un par de lágrimas. La voz de Paul cumple con las expectativas y aporta más calma a la canción.
El octavo tema supone el inicio de la trilogía de temas de "Charlotte" que se encontrarían en este disco, con "Charlotte the Harlot", en "The Number of the Beast" con "22 Acacia Avenue" y en "Fear of the Dark" con "From Here to Eternity". La letra de este tema describe el dolor y las emociones que producen tener una novia prostituta, en este caso Charlotte". Vozarrón de Di'Anno en este tema, desde las partes más calmadas hasta los estribillos más demenciales. La música de este tema, de nuevo muy trabajado. El estribillo se grabará rápidamente en tu mente.
Para terminar la banda quiso hablar del origen de su propio nombre mediante una profunda y clara descripción. "Iron Maiden", tema homónimo, tiene un riff rápido y que la gente siempre espera escuchar en los directos de la banda. El estribillo es otro de los puntos álgidos del disco, y que un servidor adora corear cada vez que pone este disco. Un cierre digno para el disco.

Sin duda era el origen de los Maiden, que hasta la actualidad nos han regalado discos que serán eternos. "La doncella" se iniciaba con este disco en los mercados, el cual tuvo una excelente recepción y que está en el corazón de toda la fanaticada de sus fans, los cuales son de los mejores del mundo. 


Ginger Baker cancela su gira

El mítico Ginger Baker, ex batería de la superbanda Cream, ha cancelado su nueva gira en solitario debido a "problemas graves" de corazón, tal y como anunciaba ayer su cuenta oficial de Facebook. El médico ha pedido descanso a Ginger.
Desde aquí le deseamos una pronta recuperación y larga vida.
Aquí les dejamos el comunicado oficial:




sábado, 27 de febrero de 2016

Black Sabbath - Black Sabbath (1970)

Calificación:
"Un viernes 13..."
Hablar de el debut de Sabbath es lo mismo que hablar sobre el origen del Heavy Metal. Ya Led Zeppelin había empezado a revolucionar la música con sus dos primeros discos, los cuales tenían un sonido, en muchas ocasiones, algo más pesado y oscuro, como es Dazed and Confused. Pero cuando realmente se originó el Heavy Metal fue con
la publicación de este disco tan especial y que tanta controversia originó en aquellos tiempos.
Un disco que, por añadir unos datos curiosos, fue grabado en dos días, así como que su producción solo les costó 800 libras, que si lo comparas con lo que las bandas suelen invertir en sus discos es poco dinero.
La portada ya comienza a anunciar el misticismo que vamos a encontrar a lo largo de toda la obra. Una mujer vestida de negro que sostiene un gato del mismo color y que te mira fijamente es una escena demasiado terrorífica que supieron plasmar los Sabbath en su portada. Cabe destacar que el lugar donde se encuentra la mujer de la foto se encuentra en (Oxford). Cuenta la leyenda que esa mujer, cuando sacaron la foto no estaba presente, y que después apareció de la nada.
Por añadir otro dato de interés, el disco, por si no tenía ciertos tintes oscuros, fue publicado un viernes 13. Definitivamente, Black Sabbath sabía la imagen que quería tener y a qué publico iba a dirigir su música. Black Sabbath, por cierto, que era el título de una película de terror que Geezer Butler (bajista de la banda) fue a ver y le inspiró para nombrar a la banda así.
Entrando ya en materia, el disco está compuesto por ocho temas , de los cuales 2 son covers de otras bandas.
Arranca el disco...suenan campanas fúnebres bajo una tormenta...¿qué demonios ocurre?
Antes de poder responder a este interrogante arranca uno de los riffs más famosos que han existido, hablo de "Black Sabbath", tema homónimo. Iommi ejecuta con acordes de quintas tres sencillas notas de manera muy lenta, acompañado por Butler y Ward. Cuando la música baja su tono, comienza la magia negra de Ozzy Osbourne. "What is this that stands before me?" fue la primera frase, la cual es entonada con un dramatismo impecable por Mr Osbourne. La historia, basada en hechos reales, narra una pesadilla que tuvo Geezer Butler, en la cual encontró al final de su cama una "misteriosa figura". Realmente un tema que te hace vivir la horrible historia vivida por Butler. El solo de Iommi es uno de los puntos fuertes de este himno.
Esta banda se caracterizó por ser la primera que pudo fusionar varios géneros. Un ejemplo de esta afirmación la podemos comprobar en "The Wizard". Y es que un tema donde una armónica tiene mucha presencia, a priori no parece ser muy heavy, pero realmente estamos ante un tema con mucha solidez metalera, con ciertos aromas de blues y de hard rock. La historia habla de brujería, tema muy querido por Butler, el cual en esta época estaba muy interesado por todo lo relacionado con la magia negra. La canción se inspira en la figura de Gandalf, el mago de "El Señor de los Anillos". Pura magia (aprovechando la ocasión).
"Behind the Wall of Sleep" es un gran tema. La voz de Ozzy, con cierto eco añadido, se desenvuelve de una destacable forma sobre una sólida base instrumental donde, en mi opinión, es Geezer Butler el más que se luce en este tema con una línea de bajo muy compleja.
Llega uno de los puntos más importantes del disco. Mr Geezer Butler empuña el bajo y realiza una de las melodías de bajo más importantes de bajo, el llamado "Basically", que anuncia la llegada de uno N.I.B.". Riff pegadizo con una banda pletórica en todo el tema. La letra, escrita por Butler, causó gran polémica ya que se nombraba a Lucifer, lo que aumentó su etiquetaje como banda satánica, cuando realmente el tema habla de las múltiples tentaciones que hay en la vida cotidiana. Destacable la voz de Ozzy en todo momento, aunque tiene ciertos momentos realmente únicos, cuando la música se ralentiza y su voz toma cierto aroma arábigo.
de los temas más famosos de Black Sabbath, "
El primer cover del disco llega con "Evil Woman", original de Crow. Desde mi visión Sabbath se adueñó de este tema tras una interpretación mejor que su versión original. La banda demuestra todo su potencial, aunque realmente Butler, de nuevo, es el amo en esta canción.
De nuevo la oscuridad vuelve a hacer acto de presencia en este disco, aunque nunca había desaparecido del todo. "Sleeping Village" comienza con una tétrica introducción acústica y con la voz de Ozzy en su máximo esplendor. Cuando el tema coge marcha asistimos a un recital instrumental de 3 genios como son Bill Ward, Geezer Butler y Tony Iommi. Dicho instrumental posee velocidad, pero también ciertos matices jazzísticos, y es que, como dije, Sabbath combinó muchos estilos.
"The Warning", original de The Aynsley Dunbar Retaliation, es el segundo cover de este discazo. 10 minutos de pura clase. Ozzy, con una voz juvenil, interpreta la canción con mucha técnica. Pero es sobre los tres minutos y medio cuando empieza lo mejor. Tony Iommi coge su guitarra Gibson SG y, junto a Butler y a Ward comienzan a realizar un jam que está al alcance de muy pocas formaciones. Cuando estos tres se juntaban hacían cosas realmente increíbles. La precisión de Bill en la batería, la increíble línea de bajo de Geezer y, en fin, Tony Iommi, que ya solo su presencia es garantía de que vamos a ver un solo de guitarra épico del guitarrista de los dedos de hierro. Si alguien tiene dudas de si este tema supera a la original, le recomiendo que escuche 10 minutos de pura actitud. Si alguna vez en mi vida, como guitarrista que soy, toco un cuarto de bien que Iommi en este tema podré morir más que feliz.
El cierre es para enmarcar. "Wicked World", el primer single de la banda que durante mucho tiempo no fue incluido en el disco, aporta la crítica social de este disco. Y es que cuando Butler quería criticar a la sociedad, era capaz de escribir auténticos himnos contra la corrupción, la religión, las innecesarias guerras... Wicked World es muy difícil de explicar con palabras. Probablemente uno de los mejores temas que esta gente ha hecho, y que menos se ha valorado. Instrumental es un diamante en bruto. El riff principal es tremendo. También se debe destacar la gran pausa melódica en el intermedio de la canción, que permite a Iommi, de nuevo, realizar un solo de guitarra digno de un dios. Vocalmente Ozzy hace un papel de predicador de la paz increíble. La letra critica la sociedad de aquellos tiempos, no muy diferente a la actual, mediante ingeniosas sátiras, y otras que no esconden el mensaje, sino que son balazos en toda la jeta como la segunda estrofa, la cual canta: " El trabajo de político dicen, es muy importante// Tienen que elegir quien debe ir a morir// Pueden poner a un hombre en la luna fácilmente// mientras aquí en la tierra la gente está muriendo por toda clase de enfermedades" ....eso es hacer sangre con palabras.
Hasta aquí el debut de una de las carreras más grandes de la historia de la música. Sin duda, las bases de lo que estaría por llegar se acaban de colocar.
Pronto comentaré un par de discos más, los cuales mantuvieron en alza la imagen de la banda.
Formación
Ozzy Osbourne - Voz
Tony Iommi - Guitarra
Geezer Butler - Bajo
Bill Ward - Batería

Mensaje de Bienvenida

Hola!
Nos complace darles la bienvenida a Anfetamina y Rock, el blog para todos los amantes del mejor género que ha parido la música, el Rock, así como el Hard Rock y el Heavy Metal. 
Hemos creado este blog con la intención de subir reseñas a diversos discos, así como mantenerlos informados acerca de diversas noticias sobre el mundo del rock. 

Nuestra Playlist